La Mudanza

mudanzaDos amigas hablan por teléfono mientras el fletero termina de subir las cosas al camión de mudanza.

– ¡Lo estoy llevando bárbaro!

– Me alegra mucho, porque no es fácil.

– Creo que es una gran oportunidad para transformar esta experiencia en cosas buenas, encontrar lo bueno en lo malo y tomarlo con calma, porque las mudanzas son ¡Una reverenda mierda!

– Que bueno que lo estés llevando así de bien

– ¿Viste que dicen que están en el ranking de las cosas que te generan stress? La verdad no sé por qué lo dicen, si solo son … ¡¡lo más terrible de la historia de la humanidad, el horror más grande de todo el universo, la pesadilla mortífera de tu vida!!  Decí que a mí no me afectó tanto.

– Si, me doy cuenta.

– Pensar que hace unos años, sábados a las diez de la noche estábamos de previa.

-¿Te acordás? ¡Qué distinto todo!

– Recién termino de embalar todo.  No sé por qué me demoré tanto si me hace una lista. Se llama música para mudanza en spotify.

– ¡Sin contar las stories de Instagram, que no te dejan tiempo para nada!

– Te juro que después de la mudanza cambio porque me agota dejar todo para último momento. Además, no sabes como me angustia. Y encima me da fiaca pensar un tercer argumento.

-No te preocupes, con dos basta. Mañana empezás a dejar de postergar cosas

– Lo de la biblioteca fue lo que mejor salió y fue de casualidad. La vi y me mandé. La fecha de entrega era hoy a la tarde. Eso también demoró un poco todo. Es divina la biblioteca. Muy parecida a la tuya.

– ¿Cómo que muy parecida a la mía?

– No, no es muy parecida a la tuya. Es muy parecida, pero muy diferente.

– Ah, mejor así. Siempre es mejor una muy parecida que es muy diferente. 

– La compré porque la casa nueva es más grande, acá no la hubiera podido tener.

– Tu departamento de antes era muy chico.

– No se si es chico, diría que tiene “poco espacio de almacenamiento”.

– Eso te pasa por no tener Iphone. Ahora también quien te manda a vos, con la plata que haces, vivir en un lugar así

– Martín lo eligió. A él le gustaba vivir en un monoambiente, capaz tenía la ilusión de que en una casa tan chica sus cosas parecieran más grandes…

– Siempre se dijo que no era muy dotado.

– Ahora que miro todas las cajas te digo que no se como hice para meter tantas cosas en este monoambiente. Es más, no se como en un momento fuimos nosotros dos y el canario…

– ¡Pero al canario no lo podés contar!

– ¿Cómo no lo voy a contar a Wally? ¡Si era el único “pajarito” de la casa que servía para algo!

– ¿cómo está ahora?

– Lo tengo tapado con una manta. Me lo recomendó mi mamá. Porque dicen que con las mudanzas se estresan mucho. ¡Si yo estoy pasando una semana de locura, imaginate el pobre Wally! Dicen que son muy perceptivos, ésta semana casi no cantó.

– ¿En toda la semana no cantó?

– No, pero por suerte ahora va a ser distinto. No sólo es un departamento más grande… es en Palermo.

– ¿Y qué tiene que ver?

– Yo creo que además Wally se va a sentir mejor, porque Palermo es más para los canarios.

Anuncios

3 comentarios sobre “La Mudanza

      1. Ufff, dificil. Imaginate, dejar Brasil y cambiarme para España, Galicia. Dejar el sol y calorcito de Rio de Janeiro y encarar la constante lluvia de Santiago de Compostela. Y el frío??? Creo que ya tenga comentado un poco en mi blog, pero haré un nuevo texto para que tu puedas conocer un poco más.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s